JUNTO AL BRILLANTE JOSU DE SOLAUN, PIANISTA DE LUJO PARA NUESTRO TCHAIKOVSKY

He tenido el placer de dirigir al maravilloso pianista Josu de Solaun durante esta semana en el Teatro Cervantes de Málaga. Fabuloso programa Tchaikovsky con la Polonesa de Eugene Onegin, el 1r Concierto para Piano y su 5ª Sinfonía. ¡Imprescindible!

Y estas son las críticas de los conciertos:

REVISTA SCHERZO

“La vitalidad, alegría y desenfadada intención que se desprende de esta pieza, fueron dinamizadas con la intensidad emotiva de la que hace gala el director balear, llevando a la orquesta a un grado de conjunción y expresividad que auguraban lo que iba a suceder a plena satisfacción para músicos y auditorio.”” José María Moreno, supo en todo momento calibrar las enormes posibilidades del pianista admitiendo el reto de competitividad que propone el compositor, salvando siempre el balance de la fraccionada articulación orquestal que presenta esta obra…””El director, en su idiomática interpretación de la Quinta sinfonía op. 64, basó todo su proceder en una perfecta administración de la anticipación y reacción de estímulos, llegando a ese ideal punto de equilibrio de ambas actitudes …Tal planteamiento tuvo su momento culminante en el último movimiento, al que el maestro llegaba con máxima concentración y determinante claridad en sus indicaciones, como la que pide el compositor en este anticipo sinfónico meta-musical que tuvo su culminación en la inefable Patética, de cuya interpretación el maestro José María Moreno dejó una espléndida versión el pasado otoño. Concluía así uno de los conciertos de la temporada de la OFM que quedará en el melómano como referente en la historia reciente de la filarmónica malagueña.”

LA OPINIÓN DE MÁLAGA

“En ocasiones, la música ofrece momentos de factura irrepetibles y el concierto pasado de la Filarmónica no fue una excepción en la interpretación de una partitura sobradamente conocida y habitual de los atriles de todas las orquestas. La Quinta Sinfonía de Tchaikovsky fue la protagonista de ese instante y en concreto el adagio cantabile que dibujó el maestro Moreno con la OFM. Si en el movimiento de apertura atesora muchas de las tribulaciones del compositor ruso, lo cierto es que sirvió de excusa para construir el ambiente para ese momento inspirado que fue el adagio continuado después por el tiempo de vals antes de abordar el encendido capítulo final de la sinfonía. Destacar el papel de maderas, metales y cuerdas graves.”

https://www.laopiniondemalaga.es/cultura-espectaculos/2021/03/19/fuego-eterno-43514890.html?fbclid=IwAR0LSxYJZ2rdSPmSgMxJlnho-gwtVIOv2AdHk3r4kF7F7MQoPJI4qKOY9bw

Utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.